martes, 4 de agosto de 2015

Palacio de la Generalidad, 3 de agosto de 2015


Declaración institucional 
del presidente de la Generalitat 
tras la firma del decreto de convocatoria 
de las elecciones del 27S 



Estimadas y estimados
compatriotas, 

Acabo de firmar el decreto de convocatoria de las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, que tendrán lugar el domingo 27 de septiembre. Una convocatoria siguiendo el marco legal vigente, similar a todas las que se han hecho hasta el día de hoy en cuanto a la forma. Sin embargo, todos sabemos que estas elecciones serán muy diferentes en cuanto al fondo. 

En circunstancias normales, estas elecciones deberían haberse hecho a finales del año próximo. Cataluña, sin embargo, no vive en condiciones normales. Cuando una mayoría muy clara y rotunda de un país quiere ejercer su derecho a decidir, democráticamente y pacíficamente, y se le niega constantemente este derecho, impidiendo el diálogo y la negociación, y por tanto el acuerdo y el pacto, significa que estamos ante una situación excepcional, que requiere decisiones también excepcionales. Responder y dar salida a este anhelo democrático es el que fundamenta y justifica esta convocatoria de elecciones anticipadas en el Parlamento. 

Ahora hará dos años dejé escrito en un debate de política general que estaba dispuesto a hacer uso de la facultad legal que me corresponde de adelantar las elecciones si el Estado pretendía silenciar la voz y el voto del pueblo de Cataluña. Queríamos una consulta sobre nuestro futuro político, y la queríamos legal y acordada. La negativa total del Gobierno incluso a hablar de ello precipita ahora la decisión anunciada desde hace tiempo. 

Como Presidente de Cataluña hago un llamamiento a que responsablemente todas las fuerzas y coaliciones políticas presenten sus propuestas y sus proyectos para el futuro de este país. Todas las propuestas, mientras respeten los derechos humanos, son legítimas en democracia y son sólo los ciudadanos libres con su voto los que pueden hacerlas posibles. Mi llamada es a respetar, todos, lo que los ciudadanos decidan, ya asumir el compromiso de encontrar las vías políticas y legales para implementar el mandato democrático de las urnas. 

En las próximas semanas el mundo nos volverá a observar. Seamos conscientes y volvemos a ofrecer nuestra mejor cara. Hacemos de la legítima confrontación de propuestas un gran ejercicio de diálogo. 

Somos un país plural y diverso. Somos un país con una historia milenaria, fruto del trabajo de mujeres y hombres que generación tras generación han construido Cataluña y lo han querido. Somos un país hecho por personas de orígenes, hablas y creencias diferentes, que han visto en esta tierra la oportunidad de crecer, desarrollarse y dar un futuro a sus hijos ya sus nietos. Somos una nación milenaria que tiene derecho a decidir su futuro, somos una nación de personas libres que nos hemos ganado el derecho a decidir cómo queremos ser y cómo queremos gobernarnos. Contraponemos modelos, defendemos los mismos apasionadamente; hacemos del civismo y el respeto a la opinión del otro la característica de nuestra democracia; hacemos de la convivencia en la diferencia, un activo; de la pluralidad y el respeto, virtud; y del derecho a soñar y hacer posible el futuro que queremos, un horizonte de esperanza para construir un país mejor. Una vida mejor para cada uno de nosotros. 

Pienso, humildemente, que podemos hacer del próximo 27 de septiembre una fecha señalada en nuestra historia. La democracia es ahora la protagonista. Las urnas, los votos y la decisión libre, los instrumentos. Un futuro hecho de democracia, justicia y libertad, es el horizonte. Asumimos cada uno de nosotros la responsabilidad y el protagonismo que el momento pide y hacemos de él dignas. 

Visca Catalunya!


Fuente texto y fotografía: Gencat
Traducción:  AME