jueves, 9 de octubre de 2014

Frente de la sede del Gobierno Catalán


Todos Somos Ayotzinapa 
Éxito del acto en apoyo de los 43 estudiantes 
de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” 
de‪ ‎Ayotzinapa (‎Guerrero) ‬ realizado en Barcelona 



Convocado por L’Adhesiva Barcelona y secundada por la mayoría de asociaciones mexicanas y colectivos mexicanos residentes en Barcelona, así como por muchos mexicanos a título personal, se hicieron presentes en la concentradción pacífica en apoyo y solidaridad con las familias de los desaparecidos de Ayotzinapa y rechazo a los actos violentos que vienen realizándose. 

La plaza de Sant Jaume centro neurálgico de la capital catalana en donde se concentra la sede municipal o Ajuntament de Barcelona, y la del gobierno catalán o Generalitat de Catalunya, fue el centro de este exitoso acto solidario. 

Como recordarán nuestros lectores, el pasado viernes 26 de septiembre de 2014 los estudiantes normalistas fueron atacados en el municipio de Iguala (Estado de Guerrero, México) con el resultado de seis personas muertas, veinte de heridas y 43 estudiantes secuestrados de los que actualmente se desconoce su paradero y si se encuentran todavía con vida. 

Este luctuoso acontecimiento debemos enmarcarlo dentro del estado de violencia que vive el Estado de Guerrero en donde en tan sólo en los últimos dos años se han asesinado a 4.397 personas. Una violencia que por desgracia también se vive en otros puntos de la República. Pero que en esta zona, estos actos han revivido heridas del pasado todavía calientes. Como lo fueron aquel diciembre de 2011 en la que dos estudiantes de la misma Normal Rural de Ayotzinapa fueron acribillados y otros veinte fueron víctimas de tortura y malos tratos. Lo de fecha de mayo de 2013, en la que Arturo Hernández, Ángel Román y Rafael Bandera, integrantes de la organización Unidad Popular, fueron secuestrados y ejecutados. 

La concentración de la Plaça de Sant Jaume de Barcelona se suma a los actos preparados con contingentes diversos para marchar en apoyo a los estudiantes en más de 60 ciudades del Mundo. En el caso de la capital catalana se aglutinarían en esta concentración muy diversas sensibilidades sobre este tema, que sin embargo, todas todas, tenían de común el rechazo a la violencia que se vive en zonas de México, la impunidad con la que se actúa, y el deseo de la pronta devolución de los 43 estudiantes retenidos a la fuerza a sus familias respectivas. 

Los asistentes, en la que se vieron portadores de diversas pancartas con la fotografías de los desaparecidos y asesinados de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de‪ ‎Ayotzinapa, también encendieron velas y desplegaron diversas mantas con lemas acordes con cada grupo participantes. Así se leería “Ayotzinapa, compartimos el dolor”, o “el gobierno y el ejército mexicano matan y torturan estudiantes y campesinos”, o “Ya basta de impunidad”; o “Barcelona con Ayotzinapa, ¡¡Vivos se los llevaron!! ¡¡Vivos los queremos!!”; o “6 asesinados, 20 heridos, 43 desaparecidos”… 

Especialmente importante el momento de las lecturas. Mientras en el ambiente se sentía con el peso de las víctimas, los heridos y los desaparecidos, se leyeron sus nombres en voz alta. Y también Miembros de varias organizaciones sociales leerían el siguiente Comunicado recibido desde México en la que contaría con numerosas adhesiones: 

PRONUNCIAMIENTO SOLIDARIO CON AYOTZINAPA Pronunciamiento de las organizaciones sociales 8 de octubre de 2014
El pasado viernes 26 de septiembre, mientras los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa ejercían su legítimo derecho a la protesta y a la manifestación en el municipio de Iguala, en el estado de Guerrero; fueron atacados por la policía local. El saldo de estas agresiones fue de seis personas asesinadas, veinte heridas y 43 estudiantes desaparecidos. Han pasado doce días desde aquellos lamentables sucesos, doce días y aún nada se sabe del paradero de los 43 normalistas. 
Mientras tanto, nos hemos enterado por medio de distintas organizaciones de derechos humanos de la región y por los testimonios de algunos de los sobrevivientes y de familiares de las víctimas, de las brutales violaciones a los derechos humanos que se han cometido por parte del Estado mexicano en sus diferentes niveles de gobierno, entre las más graves: las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada y la ausencia de un protocolo adecuado de búsqueda de desaparecidos, así como de canales directos de consulta e información a los familiares sobre protocolos y líneas de investigación. 
Vale destacar que estos hechos son parte de las violaciones sistemáticas a los derechos humanos en el estado de Guerrero. Tan sólo en los últimos dos años se han asesinado a 4,397 personas. En diciembre de 2011 dos estudiantes de la misma Normal Rural fueron acribillados y otros veinte fueron víctimas de tortura y malos tratos por parte de las policías Federal y Estatal. Así mismo, en mayo de 2013, Arturo Hernández, Ángel Román y Rafael Bandera, integrantes de la organización Unidad Popular, fueron secuestrados y ejecutados; hechos en los que también estuvo involucrado José Luis Abarca Velázquez, presidente municipal con licencia de Iguala. 
Igualmente, en este contexto se inscriben las detenciones de integrantes de la Coordinara Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) y del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la presa La Parota (CECOP). Sin embargo, esta situación no se limita al estado de Guerrero, pues a nivel nacional ha habido un innegable recrudecimiento de la violencia. 
La descomposición y la parálisis de las instituciones del Estado las ha mostrado incapaces de salvaguardar la vida e integridad de las personas, permitiendo que crezca la inseguridad, el terror y la sosobra. 
Lamentablemente, hasta este momento el país no cuenta a nivel federal ni estatal con una política de seguridad ciudadana integral, al mismo tiempo que se ha agudizado la criminalización y persecución de defensores de derechos humanos, periodistas y líderes sociales. 
La opacidad, la corrupción, la impunidad y la falta de acceso a la justicia han caracterizado el contexto de nuestro país, generando un ambiente cada vez mayor de descomposición y descontento social. Ayotzinapa nos duele, como nos duele todo México. Los crímenes que se han cometido contra los normalistas no pueden quedar impunes. Los 43 estudiantes desaparecidos deben ser encontrados vivos y a la brevedad. Memoria, verdad, justicia, reparación del daño y garantías de no repetición son derechos de las víctimas que habrán de ser garantizados. 
Como sociedad organizada no aceptaremos otro resultado. Por todo lo anterior, las organizaciones e individuos de la sociedad civil que firmamos este documento exigimos al gobierno federal y estatal: 
1. La presentación inmediata y con vida de cada uno de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa víctimas de desaparición forzada, lo que demanda la implementación de protocolos eficientes de búsqueda apegados a los más altos estándares internacionales, la acción coordinada e investigaciones rápidas y exhaustivas que involucren a todas las instancias competentes. Al respecto, hacemos una enérgica protesta contra el gobierno federal por su tardía respuesta, pues tuvieron que pasar 8 días para que interviniera. 
2. El esclarecimiento e identificación de los más de veinte cuerpos hallados en las fosas clandestinas en Iguala. En este sentido, nos sumamos a la exigencia de los familiares de los desaparecidos a que sean antropólogos forenses independientes quienes determinen la identidad de los cuerpos encontrados. 
3. El castigo a los autores materiales e intelectuales con todo el peso de la ley. No aceptaremos que los hechos se atribuyan al crimen organizado, cuando a todas luces sabemos que se trató de un crimen de Estado, en el que policías y funcionarios de distintos niveles de gobierno estuvieron involucrados, por omisión o por aquiescencia. 
4. Demandamos que las autoridades correspondientes traten con todo respeto a los familiares de los estudiantes desaparecidos y los mantengan informados de cada avance en las investigaciones. Ellos, al igual que los integrantes de las organizaciones de apoyo en la región deberán tener garantizada su seguridad en todo momento. 
5. Tenemos presente que estos hechos afectan profundamente a las Normales Rurales en su conjunto, reconocemos en ellas y en los maestros que ahí se forman, una esperanza para los pueblos que aspiran a tener acceso a la educación. Por ello manifestamos nuestro apoyo y solidaridad a este modelo educativo y a los estudiantes que desde ahí se organizan. 
Desde la sociedad civil reiteramos toda nuestra solidaridad con los familiares de los desaparecidos, los heridos, los fallecidos y los jóvenes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa. 
Llamamos a la comunidad nacional e internacional a estar atenta de la actuación de las autoridades federales, estatales y locales en el desarrollo del proceso para que estos hechos tan graves no queden impunes. Los desaparecidos nos faltan a todos y todas. Es tiempo de que como sociedad frenemos ésta barbarie. 

La concentración de la Plaça de de Sant Jaume de Barcelona. Un latir de corazones que se suma también a otros corazones que se están manifestando en otras muchas ciudades europeas como Berlín, Madrid y Londres y en varias capitales de América Latina y los Estados Unidos. Con un solo anhelo: ver a estos estudiantes en sus casas y con sus familias. Ver también, un día, un México en Paz y Prosperidad para todos…




Fotografía: gentileza se Encuentro Por Mex-Barcelona