lunes, 7 de diciembre de 2015

En Barcelona


La artista mexicana 

Lorena Rodríguez presenta "Dale piso" 
El ser sobreviviente y testigo 
de la guerra narco



La acreditada galería internacional con sede en Barcelona, en la Av. Diagonal 432, que dirige Benito Padilla llamada Imaginart Gallery ha presentado y mantiene abierto al público hasta el 29 de enero de 2016, la obra plástica de la famosa artista mexicana Lorena Rodríguez titulada Dale piso”.


La artista regiomontana Lorena Rodríguez desarrolla su labor creadora entre las ciudades de Monterrey, Hong Kong, Barcelona y Nueva York. Una obra especializada principalmente en pintura y dibujo, además de prácticas multidisciplinarias de fotografía, escultura, digital, instalación y performance. 


Artista de dilatada trayectoria, su primera exposición individual fue en el año 1992, y desde entonces ha tenido 27 exposiciones individuales y más de 56 exposiciones colectivas en varias ciudades de México; en Estados Unidos en Mesa, Chicago, Miami, New York, New Jersey, San Francisco y diferentes ciudades de Texas; en China en Hong Kong y Macau y en países como Argentina, Bélgica, Canadá, España, Francia, Inglaterra, Italia, Panamá, Polonia y Singapur.

Tiene también experiencia en la gestión cultural, y ha desempeñado diversas colaboraciones artísticas. Actualmente es maestra del Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey y Vocal de Artes Plásticas del CONARTE 2013-2016.

El último trabajo de la artista mexicana Lorena Rodríguez llamado “Dale piso” se presenta en una de sus ciudades-Musas. En Barcelona. Y sin duda que no puede dejar indiferente aquel o aquella que visite tan significativa exposición. Porque no es una exposición más. Porque tiene detrás de Ella toda una historia de la que emergen estas obras con dramatismo, sí, pero también como un poema y canto de superación hacia un futuro mejor.


Fue inaugurada solemnemente el pasado 25 de noviembre de 2015 coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, inauguración el, en un acto en el que contaría con la presencia de la artista Lorena Rodríguez, Benito Padilla, director de de Imaginart Gallery y la presencia de Lluís Artigas Jorba y Martha Inés Sánchez Navarro, Presidente y Vicepresidenta respectivamente de AME Associació de Mexicans d’Esparreguera i voltants.



La artista mexicana Lorena Rodríguez plasma es esta la experiencia personal de ser sobreviviente y testigo - como muy pocos- de un dramático secuestro en el Norte de México, en junio del año 2010, en pleno auge de la llamada guerra del narco.


Al observar esta serie de fotografías y dibujos que conforman un cuerpo de obra, emisora de signos, superficies de inscripción, en donde Rodríguez, logra establecer con una estética impecable, una anatomía de la violencia que nos remite al cuerpo censurado, encerrado, victimizado y torturado. Así como al valor que le damos a los objetos.

Una cubeta, cinta adhesiva, cúter, fundas de plástico y linternas están presentes en la obra de una manera muy personal e intima. Una selección de obra que viene a ser un espejo en donde al espectador se expone a las experiencias vividas por las cientos de personas secuestradas cada día en México, nos recuerdan las palabras de presentación de la Imaginart Gallery.

Para la artista Lorena Rodríguez algunas interpretaciones del fenómeno violento en el Norte de México, ligadas a las estructuras ilegales del poder denominado Narco, han cerrado en la actualidad toda posibilidad de entendimiento (y de esperanza), hacia las miles de víctimas inocentes que tocan su violencia cada día.

De aquí que esta genial artista nos explique que “En cada pieza, presento una imagen del objeto como fue utilizado por los secuestradores, un dibujo del mismo en la tienda antes de ser comprado y el objeto real, haciendo una reflexión de cómo cosas tan familiares y cotidianas se pueden transformar en algo completamente distinto a su naturaleza.

No puedo recordar de qué material era el bate, el color de la tina o la lámpara, pero he tratado de plasmarlos con la mayor fidelidad a mi memoria. Es extraña la manera en que funciona la mente, a veces no puedo creer lo que vivimos y me parece que no sucedió, los detalles se confunden en mi cabeza, se van diluyendo y mi intención con esta serie y con todo el proyecto es que lo que vivimos esa noche, como lo vivido por muchos otros mexicanos, no se olvide.”

Esta es, a grandes rasgos, una exposición de cimientos profundos y realidades convertidas en arte. Donde la plástica y la fuerza expresiva gritan por un mundo mejor para todos.