viernes, 9 de enero de 2015

Proceso participativo del 9-N


Catalanes residentes en México 
también se autoinculpan ante el 
Tribunal Superior de Justicia (TSJC) 
en Barcelona



Catalanes procedentes de Polonia, Santo Domingo, Suiza, Italia, País Vasco, México, Inglaterra, Argentina, Hong Kong, Emiratos Árabes, hasta el numero de 37 naciones diferentes hicieron cola el pasado lunes 29 de diciembre de 2014 ante la sede del TSJC en Barcelona para autoinculparse de su participación en acto cívico pacifico llamado “Proceso participativo del 9-N”. 

El periodista Xavier Lladó comenta sobre esta noticia que los “Catalanes residentes en el extranjero también se han autoinculpado este lunes ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJC) en Barcelona y en otros puntos de Cataluña por el proceso participativo del 9 de noviembre en solidaridad con la querella contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas; la vicepresidenta, Joana Ortega, y la consellera Irene Rigau”

La Delegación de representantes de algunas de las 37 asambleas exteriores del ANC han presentado sus autoinculpaciones ante el TSJC de Barcelona para visibilizar todos aquellos que están haciendo lo mismo en los Juzgados de Guardia de poblaciones de Cataluña. 

Del contingente Mexicano Anna Pi ha explicado que ha vivido muy de cerca el proceso participativo y votó el 9-N, y que “su autoinculpación le permite seguir involucrada en eso”. 

Debemos señalar que este oleaje de autoinculpaciones continúa realizándose a lo largo de la geografía catalana con diferentes fechas según la zona y lugar donde presentar la documentación. Así, el Juzgado de Guardia núm. 1 de la ciudad de Martorell [El más cercano a la sede de AME Associació de Mexicans d’Esparreguera i voltants] fue el pasado viernes 02 de enero de 2015 el día escogido y donde se recepcionarían a media mañana más de 200 autoinculpaciones. 

Vivimos el paradigma de un sistema judicial que se percibe con gran respeto y admiración 
-por el ingente trabajo que realizan a pesar de su gran precariedad de medios humanos y materiales- en sus instancias inferiores; y el desprestigio de sus instancias superiores, díganse Fiscalía, TS, Audiencias o Tribunal Constitucional. Y que se ha convertido en un campo de batalla de cuestiones políticas, económicas, sociales y administrativas, que deberían de solucionarse en otros ámbitos. 



Fotografia: Cola al medio día ante la sede del TSJC (Europa Press) 
Publicada repetidamente en diversos medios, así como facebook, aldia, 
elDiario, diariosighloXXI y el singular.cat.